Spray.bike, colores “prêt-à-porter”

spray bike santafixie
640
Vistas

Colorear la bicicleta, cada cierto tiempo, mudar de piel, vestirse para la ocasión al sacar tu vieja, o no tan vieja, bicicleta del desván y ponerla a rodar de nuevo. Eso hicimos con Spray.bike en una experiencia realmente inédita, pero posible en estos tiempos donde todo parece factible. 

Hacía unos cuantos años que nuestra humilde bicicleta de ciudad, blanco inmaculado, estaba sin salir de la “cueva”, con varios óxidos trepando por diferentes partes del cuadro. Tras una merecida puesta a punto, quisimos darle un toque, algo que hablara de nuestra pasión por el ciclismo, colores muy “belgas” como el negro y el celeste

Fue algo sencillo, primero aplicamos un primer spray para fijar la pintura y corregir las imperfecciones del óxido. A las pocas horas, trazamos nuestro plan sobre el cuadro, el negro, el color más elegante para una bicicleta, todo liso, pero con encajes en azul luminoso. “Si te gusta el negro en tu bicicleta, posiblemente te guste lo simple” nos dijo Gareth Williams desde Spray.bike, y acertó. 

No queráis ser perfectos, no somos pintores profesionales, ni dominamos la pintura industrial, en todo caso hacemos de nuestra bicicleta algo único, cuando la veamos y pasemos la mano por sus acabados, será como tocar la hoja de un diario, un incunable que apreciamos a sabiendas que no hay nada igual rodando por ahí. 

Colores que hablan del ciclista 

“Los ciclistas tienen gran estima a los colores, como forma para definirse ante los demás, ya sea en su ropa o en el cuadro de a bicicleta. El color cuenta y los ciclistas quieren expresar cosas con el color” nos cuenta Gareth. 

En un rápido repaso por la paleta: “El rojo es velocidad -prosigue Gareth-, el azul siempre será el azul, es luz… somos multicolor, un arcoíris para dejar atrás las bicicletas aburridas”. 

Spray.bike empezó hace ya unos años, en la tienda de Gareth, en Atenas, ante la creciente demanda de ciclistas que querían cambiar el color de su bicicleta: “No siempre quedaban lo bien que queríamos o el precio de pinturas específicas se disparaba mucho. Por eso empezamos a estudiar qué aerosoles podían darnos un buen resultado de forma inmediata. Tras años de pruebas y estudios dimos con lo que hoy es Spray.bike, la fórmula perfecta para que la gente se pudiera explayar en sus diseños”. 

“Si la gente elige su ropa en función de sus preferencias o personalidad, ¿por qué no iba a pintar sus bicicletas? Era un paso lógico” nos añade Gareth, que se sorprende de la creatividad de algunos de sus usuarios en el momento de pintar su bicicleta. Y no queda ahí “hay posibilidad de pintar y cambiar tantas veces como se quiera el color de la bicicleta”. 

Ahí disponen de sus colecciones. BLB para recrear los colores de la Londres ciclista, la línea fluorescente para “brillar por la calle”, la serie histórica para recrear los colores de los pioneros, y el Keirin basado en las carreras niponas que mueven ingentes cantidades de dinero en apuestas, una propuesta de brillo e intensidad a los ojos de la gente. 

Añadidle la “Pop Collection”, disponiendo tendencias británicas sobre el cuadro, la “Vintage Collection” en homenaje a aquellas marcas que quedaron en el camino y la “Frame Builders Range” que replica los colores metálicos del primer cuadro que da vida a la bicicleta. 

Así son las cosas ahora, Gareth admite que están trabajando en cosas nuevas, pero paciencia, porque habrá sorpresas. Sólo nos adelanta un aspecto: “El futuro es de color”. 

 

Por Ibán Vega, El Cuaderno de JoanSeguidor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *