El momento más dulce del taller de bicicletas

el mejor momento para los talleres de bicis
639
Vistas

Entre los pocos negocios que pueden sacar pecho por funcionar a pleno rendimiento, y más, en este peculiar 2020 figura uno del que todos se acordaron cuando se inició la famosa desescalada, hace ya cuatro meses: los talleres de bicicletas.  Es que no quiero viajar ni pisar el metro” fue una de las frases más escuchadas esos días por los talleres de bicicletas, auténtico hub de miles y miles de ciclistas advenedizos que sacaron la bicicleta del garaje para descubrir que la ciudad sobre dos ruedas se ve diferente y se ve mejor. 

Y así empezó una fiebre que se alarga durante ya unos meses. 

“Hemos pasado de vender el doble al triple respecto al mismo periodo del año pasado -nos cuenta Carles Pinyol, de Pinyi Bicis-. Nosotros abrimos, tras estar cerrados desde el inicio del estado de alarma, el uno de junio y con cita previa. Desde entonces hemos notado un aumento de la facturación del triple”

taller bicicleta

Unas cifras benignas que explican la renovada fe por la bicicleta y no sólo en las ciudades. Pinyi Bicis tiene un taller en la Calle Valladolid de Barcelona, en pleno barrio de Sants, más un par más en la montaña, uno en el Pont de Suert y otro en Barruera, en la puerta de la Vall de Boi, donde alquilan bicicletas eléctricas. 

Pues bien, la afluencia se explica diferente dependiendo donde se hable. En Barcelona, en la ciudad se han reparado muchas bicicletas viejas. “Hemos vuelto a poner en circulación modelos antiquísimos como las Rabassa Derby, pero es que en la tienda de Pont de Suert, la afluencia de cicloturistas en la tienda que van hacia el Pirineo se ha duplicado” afirma Carles. 

derbi rabasa

 

Ese incremento de trabajo y facturación también conlleva sus problemas, los proveedores. “Estamos secos de mucho material en varios productos. Por ejemplo cámaras de 29 de pitorro estrecho ya no encontramos, lo mismo que del 26 de pitorro ancho. Da igual dónde llames, y eso encarece las cosas, porque debes tener más proveedores, bajando la facturación por cada uno, con menos rapel a final de año, y aumentan los portes”. 

Estos meses se han vendido muchas cadenas de fixie, se han arreglado Colnagos antiguas y se han puesto ruedas de 26 de carretera en BTT para ir por la ciudad. Son ejemplos de lo mucho que ha cambiado el panorama tras la sacudida. Ahora vienen meses buenos para el taller, a secas, por que las tiendas no lo tendrán sencillo, con una programación 2020 que se ha retrasado y que se solapará en parte a la del 2021. 

Reivindicar el oficio 

Este buen momento tiene que ser aprovechado para poner en valor la labor del mecánico de toda la vida, con experiencia atesorada y conocimiento de todo tipo de elementos, sabiendo arreglar un pinchazo y manipular un cambio electrónico. Por eso se ha impulsado la APROMEB, una nueva asociación española de talleres de bicicletas, que busca profesionalizar el servicio, donde el trabajo de mecánico sea excelente y útil para el usuario, sin cursillos de unas horas como único requisito para ejercer. 

curso mecánica bicicletas

Foto: EMEB

En la cresta de la ola, el colectivo sabe que la bicicleta ha llegado para quedarse en la vida de muchas personas

 

Por Ibán Vega, El Cuaderno de JoanSeguidor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *