¿Cuál es la presión adecuada para los neumáticos de mi bicicleta?

presion adecuada neumaticos bicicleta
24
Vistas

¿Alguna vez te has preguntado cuál es exactamente la presión adecuada para tu bicicleta? Seas un ciclista experimentado o un aficionado, lleves muchos años pedaleando o acabes de empezar, esta pregunta seguro que te la has hecho alguna vez. Precisamente por ese motivo, nosotros, que somos profesionales en este ámbito, vamos a darte la información clave al respecto. A lo largo del presente artículo, podrás encontrar las respuestas a todas y cada una de las cuestiones clave relacionadas con la presión de las ruedas de la bici. ¡Vamos allá!

COMPRAR NEUMÁTICOS PARA BICICLETA

¿Por qué es importante tener una presión correcta de los neumáticos?

La mejor manera de comprender la relevancia de la presión de las ruedas es conocer qué pasa si llevas tus neumáticos con una presión incorrecta. De esta manera, si llevas una presión demasiado alta, experimentarás lo siguiente:

  • Menor agarre al suelo, lo que se traduce en una mayor inseguridad de la conducción y mayor probabilidad de caídas.
  • Mayor sensibilidad a las imperfecciones del terreno, lo que hará que vayas dando saltos muy incómodos,, incluso con la piedra más pequeña.
  • Incremento de las probabilidades de sufrir un pinchazo, pues la tensión de la goma es superior.

Por el contrario, si la presión es demasiado baja, entonces ocurrirá esto:

  • En altas velocidades, es fácil perder el control de la bicicleta, ya que el contacto con la superficie no es el correcto.
  • Las imperfecciones del terreno pueden llegar a golpear la llanta, dañándola gravemente.
  • Incremento de la resistencia y, consecuentemente, necesidad de hacer un mayor esfuerzo para avanzar.
  • Desgaste prematuro de los neumáticos.

PSI y BAR

psi y bar

Lo visto en el apartado anterior es suficiente como para justificar el control de la adecuada presión de los neumáticos. Y esta es, ni más ni menos, que la indicada por el fabricante. En este contexto, es necesario que conozcas las dos medidas de presión fundamentales:

  • PSI. La libra por pulga cuadrada es la medida de presión propia de los países anglosajones.
  • BAR. El bar es la medida de presión que, como norma general, se utiliza en los países europeos excepto el Reino Unido.

Dependiendo del fabricante de tus neumáticos, es posible que la presión recomendada venga indicada en una u otra medida. Lo importante es que sepas que la equivalencia entre ellas es la siguiente:

  • 1 PSI = 0,07 BAR.
  • 1 BAR = 14,5 PSI.

Otros factores que intervienen en la presión de los neumáticos

Si hubiese que señalar una regla de oro con respecto a la presión adecuada para los neumáticos, diríamos que es la recomendada por el fabricante. Sin embargo, hasta una regla de oro puede ser matizada. Y es que hay algunos factores que permiten afinar más todavía el número exacto de BAR (o PSI) de presión que has de introducir en tus ruedas.

Tamaño del neumático

El tamaño del neumático, su ancho y su diámetro determinan en gran medida la presión que ha de tener. Una cubierta más ancha presentará una mayor resistencia a la rodadura que otra más estrecha, por lo que, para contrarrestarla, precisará de más presión.

En esta línea, existen algunas normas matemáticas:

  • En MTB, hay que restar 0,2 bares a la recomendación del fabricante por cada 0,2 pulgadas de ancho que se vaya reduciendo la rueda.
  • En ciclismo de carretera se ha de reducir 0,5 bares a la recomendación del fabricante por cada milímetro que se reduzca la anchura.

La diferencia entre la rueda delantera y la trasera

La rueda trasera, que es la motriz en las bicicletas, precisa de más presión por su mayor condición rodadora en comparación con la delantera. Es decir, la rueda de atrás precisa de mayor estabilidad y agarre. Además, está más sometida a los obstáculos e irregulares del terreno. En este sentido, la presión de las ruedas suele repartirse en un 60-40, siendo el 60 para la rueda trasera.

Peso del ciclista

Cuanto mayor sea tu peso, más superficie o banda de rodadura tendrá el neumático, de manera que, si no se modifica su presión, se reducirá la velocidad y aumentará el desgaste, siendo similar a llevar unas ruedas demasiado deshinchadas. En este sentido, lo más recomendable es, tomando como referencia la recomendación del fabricante, añadir 0,1 bares por cada 5 kilogramos de peso.

Clima y temperatura

El clima y la temperatura de un lugar tienen un impacto claro sobre el modo en el que se comporta el aire dentro del neumático de la bicicleta. Para contrarrestar tales efectos, lo ideal es tomar como referencia la medida del fabricante y sumarle 0,1 bares por cada 10 ºC de temperatura por debajo de 25 ºC. Es decir, si vas a utilizar tu bicicleta en una temperatura de 0 ºC, deberás hinchar las ruedas con 0,25 bares más que lo recomendado por el fabricante. Así conseguirás compensar el modo en el que el aire se comprime al estar sometido a bajas temperaturas.

Tipo de terreno

Como has podido comprobar al inicio del presente artículo, la mayor parte de las consecuencias derivadas de una mala presión de los neumáticos de tu bicicleta se relacionan con su vinculación con la superficie del suelo. En esta línea, también es importante tener en cuenta el tipo de terreno sobre el que vas a utilizar tu bicicleta, pues:

  • Cuanto más liso y firme sea, más beneficioso será tener una presión algo más alta que la recomendada para aumentar la velocidad.
  • Cuanto más irregular, rugoso, obstaculizado y resbaladizo sea, más adecuado será reducir ligeramente la presión para aumentar el agarre.

Frecuencia

Aunque los expertos no siempre están de acuerdo al respecto de este punto, lo cierto es que, como norma general, lo ideal es comprobar la presión de tus neumáticos con la siguiente frecuencia:

  • Si utilizas tu bicicleta en la vida diaria (o, al menos, varias veces por semana) y tus neumáticos están en buen estado, bastará con que revises la presión una vez cada dos semanas.
  • Si eres un ciclista deportivo que tan solo utiliza la bicicleta cuando hace salidas los fines de semana o cada dos semanas, bastará con que la compruebes antes de cada salida.

Ten en cuenta, eso sí, que dejar una bicicleta mucho tiempo parada suele tener como consecuencia principal la pérdida de presión de los neumáticos.

Tabla equivalencia de presión neumáticos para bicicleta

Ciclista de 70 KgCiclista de 80 Kg
Tipo de bicicletaAnchura de la cubiertaPresión BAR/PSIPresión BAR/PSI
Carretera25mm7,0 / 1007,2 / 104
Carretera28mm6,0 / 876,2 / 70
Trekking/Urbano35mm4,5 / 654,7 / 68
Trekking/Urbano40mm4,0 / 584,2 / 61
Trekking50mm3,0 / 443,2 / 46
Gravel35mm2,5 / 362,7 / 39

 

¿Qué tipo de bomba usar para hinchar tus ruedas?

De nada sirve todo lo que hemos dicho hasta este punto si, además, no hacemos alguna referencia a las mejores herramientas para conseguir que los neumáticos de tu bicicleta siempre tengan la presión adecuada. En este sentido, vamos a mostrarte aquí los diferentes tipos de bomba que hay disponibles actualmente en el mercado.

VER TODAS LAS BOMBAS DE AIRE PARA BICICLETA

Mini bombas

También llamadas bombas de mano, son las más compactas, ligeras y prácticas. De hecho, su carga apenas molesta, por lo que siempre es recomendable llevar una en cada salida y ruta. Es cierto que no siempre es fácil lograr la presión exacta adecuada haciendo uso de estos utensilios, pero sí son enormemente prácticas como primera asistencia.

mini bomba eltin

La cabeza y el cuerpo de estas bombas suelen estar integradas en una sola pieza, por lo que han de usarse con cuidado para no romper la válvula del neumático al inflarlo. Aunque no mueven gran cantidad de aire, su tamaño y ligereza compensan estas carencias.

VER TODAS LAS MINIBOMBAS PARA BICICLETA

Bomba de pie

Frente a las anteriores, estas bombas se caracterizan porque necesitan tener apoyo en el suelo para ser utilizadas. De esta manera, normalmente con ayuda de los brazos, se hace subir y bajar una cabeza que entra sobre el cuerpo que, cuanto más alargado, más aire es capaz de tomar.

bomba de pie blackburn

Muy a menudo, suelen estar equipadas con un manómetro de alta precisión, lo que permite dar a las ruedas justamente la presión que se estaba buscando. Eso sí, su tamaño no siempre permite un fácil transporte.

VER TODAS LAS BOMBAS DE PIE PARA BICICLETA

Bombas de CO2

Las bombas de CO2 presentan un modo de funcionamiento verdaderamente curioso. Hacen uso de un recipiente cargado de CO2 a presión, de modo que no es preciso accionar ninguna bomba en sentido estricto, sino que se deja escapar el CO2 a través de una válvula. Suelen ser hinchadores destinados a una primera ayuda en caso de necesitarla pero, como norma general, no cuentan con un manómetro que indique con claridad la presión del neumático.

inflador co2

Evidentemente, su principal ventaja es que no exigen ninguna clase de esfuerzo para hinchar el neumático.

VER TODOS LOS INFLADORES DE CO2

Compresor

Un compresor es una herramienta que hace uso de energía eléctrica (sea mediante cable de corriente o mediante baterías) que toma aire, lo comprime y lo expulsa según tu voluntad. De esta forma, existen algunos adaptados específicamente para las bicicletas, de manera que cuentan con las boquillas y válvulas necesarias.

Su ventaja fundamental es que suelen ser enormemente precisos. De este modo, algunos incluso permiten marcar previamente la presión que se necesita para que ellos, automáticamente, hinchen la rueda hasta alcanzar tal límite. También existen algunas opciones portátiles, aunque lo más común es que no puedan transportarse con demasiada facilidad.

Bomba talonadora

Hay un tipo muy particular de neumático, los llamados tubeless. A diferencia de las ruedas normales, estos no pueden ser inflados de la manera tradicional, es decir, introduciendo una pequeña cantidad de aire cada vez de manera continuada. Lo que precisan para alcanzar la presión correcta es recibir un chorro rápido y repentino de aire a muy alta velocidad.

Pues bien, las bombas talonadoras se caracterizan por ser muy parecidas a las bombas de pie, pero llevan adosado un depósito en el que, con cada bombeo, se va acumulando aire cada vez a mayor presión. Una vez está lleno del todo, lo sueltan a gran velocidad para que entre en el neumático tubeless sin dificultad. Son bombas que, como su propio nombre indica, permiten talonar este tipo de neumáticos con relativa facilidad.

¿Qué tipo de válvulas existen?

En el apartado anterior, hemos hecho referencia directa a las herramientas que se utilizan para hinchar los neumáticos, pero ¿qué hay de las válvulas de entrada de aire que tienen las ruedas? ¿Acaso son todas iguales e idénticas? Pues no, existen varios tipos y, seguidamente, vamos a mostrarte los 3 más comunes. La inmensa mayoría de los neumáticos de bicicleta del planeta presentan uno de los siguientes 3 tipos de válvula. Por eso, te conviene conocerlos. Entre otras cosas, determinarán el tipo de bomba que debas adquirir.

Presta

Son las válvulas más finas. Suelen montarse en aquellas bicicletas de gama alta, especialmente en las de carretera. Ocupan muy poco espacio y tienen el mínimo peso posible. Son algo más sofisticadas que las otras dos, aunque es cierto que cada vez se está popularizando más su uso, facilitando que todos accedan a sus ventajas. Se trata de válvulas exclusivas en bicicletas (es decir, no se usan en ningún otro lugar).

VER TODAS LAS CÁMARAS PRESTA

Schrader

Estas válvulas, a diferencia de las anteriores, son similares a las de los neumáticos de los coches. Suelen encontrarse en los neumáticos más comunes y populares. Aunque son más aparatosas y pesadas, suelen ser más versátiles a la hora de encontrar una bomba apta. Pueden hincharse incluso en las gasolineras.

VER TODAS LAS CÁMARAS SCHRADER

Dunlop

La válvula Woods o Dunlop es muy parecida en diámetro a la Presta, es decir, es también una válvula fina exclusiva de bicicletas. Sin embargo, a diferencia de aquella, el bulón no se desenrosca desde el exterior. Es comúnmente utilizada en bicicletas de paseo propias de Argentina, Asia y los Países Bajos. Además, presentan una clara ventaja frente a la válvula Presta: es imposible doblarla por accidente al hinchar el neumático, ya que carece de vástago inferior.

En conclusión, ya has aprendido los puntos clave en relación con la presión más adecuada para los neumáticos de tu bicicleta. La próxima vez que vayas a hincharlos, contarás con la seguridad de estar poniendo justo la cantidad de aire necesaria. Esto se traducirá, como has visto, en mayor durabilidad de los neumáticos, mayor facilidad en el pedaleo y mayor seguridad en la conducción. En todo caso, si tienes cualquier otra duda a este respecto o en relación con cualquier otro tema relativo a las bicicletas, tan solo tendrás que preguntarnos. Somos expertos en esto, así que sabremos ayudarte. ¡A pedalear!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.